Sant Climent d’Amer

Sant Climent d’Amer

Aunque existe poca historia documentada sobre Sant Climent d’Amer, se sabe que en el año 993, el conde Ramon Borrell donó al monasterio de Amer varias fincas de la zona de Sant Climent d’Amer: Securunio. Así, el nombre original de Sant Climent d’Amer era Sant Climent de Securun y ya existía en el s. XI. La iglesia está dedicada al papa Clemente I, cuarto papa de la iglesia católica, que murió mártir. La actual iglesia data del s. XVII.

El mas Sucurull ha dado continuidad al nombre original de Sant Climent.

Es un pueblito con unas pocas casas agrupadas alrededor de la iglesia, haciendo pueblo. El campanario destaca por encima de ellas; detrás de la iglesia hay un pequeño cementerio.

Algo separada del grupo de casas había la escuela, que desde hace algunos años se ha habilitado como vivienda. Muchos años atrás esta escuela era como todas, un lugar lleno de niños, no muchos porqué el pueblo es pequeño pero un espacio vivo con risas y lloros entre juegos y clase. Recuerdo vagamente a la maestra (creo que se llamaba María), enfermó cuando vio que le cerraban la escuela, cuando el pueblo quedó prácticamente vacío. Sin niños la escuela ya no tenía sentido. Los pocos niños que quedaron en Sant Climent, a partir de entonces, tenían que ir a la escuela de Amer.

El pueblo fue quedando deshabitado hasta quedar prácticamente abandonado. Unos años después unos jóvenes venidos de fuera decidieron instalarse allí y gracias a ellos Sant Climent sobrevivió y actualmente es un pueblo vivo.

El entorno es precioso, un espacio abierto, luminoso y muy verde. Un lugar realmente privilegiado.

La vista es fantástica. En un lado los riscos de Sant Roc donde, hace algunos años, se realizaron unas importantes excavaciones llevadas a cabo por la Asociación Arqueológica de Girona y la Universitat Rovira i Virgili (Tarragona) a raíz del descubrimiento del yacimiento paleolítico conocido como la Balma de la Xemeneia (traducido al castellano sería la Grieta de la Chimenea) que ha supuesto uno de los hallazgos de ocupación humana más antiguos de Catalunya.

Dominando sobre Sant Climent, hay el Puig d’Alia o Puig Galí (un puig es una montaña pequeña), que conocemos como el “pueblo ibérico” datado del s. V a.C. por los restos que se hallaron allí hace muchos años. En la cima de esta montaña hay una escalonada natural del terreno en la que destacan unas rocas blanquecinas que direon nombre a los Rocasalva (“rocas blancas”). En el punto más elevado hay una pequeña terraza natural que ofrece una vista privilegiada: el valle de Amer y parte del valle del Llémena.

A media montaña del Puig d’Alia, se erige una imponente contrucción del s. X: la “Torre de Sant Climent” o Torre Rocasalva. Antiguamente era conocida por Albecaris (Rocas Blancas). Car significa “roca” y alba “blanca”. Los Rocasalva eran una familia de nobles caballeros que fueron unos de los señores laicos más importantes del valle de Amer y los que dominaban toda la zona de Sant Climent. Un hijo de esta casa, Ramon de Rocasalva (1327-1343) fue propuesto para ser abad de Amer, pero esa propuesta no prosperó.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: