La vida de los monjes

Los benedictinos eran considerados los “señores monjes” a causa de que solamente aceptaban a los hijos de los nobles. A partir de 1348 quien deseaba entrar en un monasterio benedictino debía pagar, aproximadamente, 100 sueldos.

Los bienes del monasterio procedían principalmente de donaciones y cobros de diezmos (que oscilaban entre la décima y la quincena parte de las cosechas, variando según el tipo de cultivo). Estos bienes solían distribuirse en una mensa abacial, de la que se encargaba el abad, y una caja común. Una parte de estos bienes se asignaba a los diferentes oficios que realizaban los monjes de modo que, cada monje era el responsable de la asignación que le correspondía para cubrir los gastos propios de su oficio.  

Los benedictinos eran los señores eclesiásticos y también los señores feudales de Amer.  Aparte de su tarea evangelizadora eran los dueños de casi todas las masías del valle de Amer, así como de otras propiedades más lejanas. Cuando el feudalismo se impuso, el abad se comportaba como un señor feudal más, obligando a los habitantes de Amer a rendirle homenaje y cobrando impuestos y diezmos. Incluso, como cualquier señor feudal, aplicó los malos usos a sus vasallos.

Las iglesias sufragáneas que eran las que se encontraban lejanas y dependían del monasterio, como la de Lloret Salvantge o Sant Genís Sacosta, estaban sometidas al tributo económico, el diezmo, y en cuestiones religiosas dependían del monasterio.

Los señores laicos más importantes de Amer eran los del Castillo de Estela-Rocasalva y el de La Llobera de La Barroca. Los de Bell-lloch de Girona también podrían incluirse puesto que también eran grandes propietarios.

La comunidad de monjes de Amer estaba formada por monjes, clérigos, clérigos seglares, monaguillos y donados (estos últimos eran niños cedidos al monasterio por sus famílias y quedaban vinculados a la vida religiosa, encargándose los monjes de su educación y manutención).

Las tareas de los monjes eran diversas: se encargaban de los objetos de culto, del mantenimiento de los edificios, se abastecían de alimento y ropa, cuidaban a los enfermos, acogían a los peregrinos, hacían caridad a los pobres y realizaban las tareas propias de los sacerdotes. Además velaban por sus propiedades e intereses.

 Tipos de monjes

El abad: era la máxima autoridad y solía ser elegido por votación, entre los monjes.  A partir de 1343 el papa intervino en la elección.

Los priores: había el prior conventual, que era nombrado por el abad y se encargaba del grupo de monjes durante sus ausencias y después había el prior titular, que era el titular de un priorato.

Monjes prebendados: eran los que vivían de sus rentas en casas aparte pero dentro del mismo monasterio. Estos monjes podían tener criados. Eran el sacristán, el camarero y el enfermero.

  • Sacristán: se encargaba de cuidar los objetos de culto y del orden dentro de la iglesia. Más tarde delegó la guarda de la iglesia a un sacristán segundo que, además, debía dormir en el interior de la iglesia para evitar robos y la administración de los sacramentos la delegó a un porcionero.

Sacristanes del monasterio de Amer: Ramon de Pedraforta, Artau de Freixe, Ramon de Costa, Guillem de Puigmoradell, Joan de Casanyes, Guillem Goy, Guillem de Bell-lloc, Bernat de Closes, Pere Oller, Ramon de Socarrats, Simó de Canal, Bernat Beuda, Pere Domènech, Rafael Sunyer, Pere boscà, Miquel Pinyol, Salvador Vives, Isidre Bellapart, Narcís Sarsaneda, Josep Gros, Jaume Mestres, …

Como sacristanes segundos: Guillem de vila, Joan Pinyana, Bartomeu Arbosset, Antoni Gelats, Pere Bartomeu Bertran, Guerau Ivó, Guerau Marull, Pere Moner, Climent Quer, Miquel Pla, Joan Toralles, Vicenç Valentí, Josep Cadirach, Jeroni de Benzi, …

  • Camarero: era como un mayordomo. Administraba los bienes comunes y proveía la ropa a los monjes. Fueron camareros: Bernat de Santromà, Guillem de Miralles, Galceran de Sorribes, Hug d’Arjac, Bernat de Cous, Arnau Bernat, Joan Pinyana, Rafael Artés, Joan de torn, Joan Castellet, Dalmau Sotera, Bartomeu Sala, Pere Sampsó, Jaume Benet, Miquel Serrat, Agustí Valls, Ignasi Masdeu, Josep Climent, Esteve Clarasó,…
  • Enfermero: se ocupaba de los monjes ancianos o enfermos. En Amer la figura del enfermero se encuentra, por primera vez, en 1252. Fueron enfermeros: Berenguer de Castell, Ramon de Pou, Francesc Turon, Nicolau Cavall, Jordi de Castellet, Berenguer Saliteda, Dionís de Luna, Joan compte, Francesc Costa, Baltasar Setmana, Bartomeu Molnell, Joan de Vern, Guerau Rafael, Sebastià Sotera, Joan Calbus, Bartomeu Sala, Climent Quer, Jaume Paller, Manuel Darguines, Isidre Bellapart, Pere Pau Carbonell o Ramon de Pastor i Descatllar.
  • Limosnero: apareció en 1240. Acogía a los pobres y se encargaba de repartir la asignación destinada a limosnas. Fueron: Guillem de Carreres, Berenguer de Lloberes, Bernat Boada, Bernat Ferrer, Bernat Beuda, Nicolau Soler, Ponç Llosa, Salvador Marull.
  • Piatero:  S’encarregava de las piaterías, es decir de las fundaciones devocionales y del cumplimiento de lo establecido para ellas. Más tarde el abad asumió las funciones de este cargo.
  • Porcionero: recibían porción de la mesa de los monjes. No tenían voz ni voto en cuanto a las decisiones del monasterio pero participaban en las funciones litúrgicas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: