Los benedictinos

La primera noticia que tenemos de los benedictinos en nuestras comarcas es del año 814 y hace referencia al monasterio de Sant Miquel d’Escaules, que solamente duró 30 años. Antes, sin embargo, parece ser que el monasterio de Banyoles ya existía.

Después, por orden de importancia había el de Sant Medir, que se fundó hacia el 820. Entre las posesiones que tenía el monasterio de Sant Medir había la casa de Santa Maria, al lado del río Amera.

En el año 926 las incursiones húngaras en la provincia de Girona ocasionaron la destrucción de iglesias y monasterios, saqueos e incendios. El monasterio de Sant Medir quedó en ruinas.

Los monjes entonces se trasladaron a Amer donde, el 9 de noviembre del año 949, se consagró la iglesia de Amer, recién construida.

Aparte de rezar y quemar incienso, los monjes emprendieron una serie de iniciativas que supusieron una gran transformación en aquella zona, que significó el inicio de Amer como pueblo, bajo la autoridad del abad: mediante un sistema de canalización, tomaban el agua del río para regar los campos, así las tierras de Amer pasaron a ser tierras cultivadas y muy fértiles, construyeron también un molino y una prensa que les proporcionaba harina, vino y aceite.

Al lado del monasterio había una casa de huéspedes y un albergue. Si los visitantes lo deseaban podían quedarse a trabajar para los monjes, obteniendo a cambio la manutención y un salario. Los que pretendían seguir la vida religiosa podían ingresar en el monasterio y los que se casaban y formaban una familia recibían unas tierras y ayuda para construir una casa que sería suya, pero sujeta al abad, con obligación de rendirle homenaje y algunos servicios. A cambio, y además de la casa, obtenían la protección del abad.

Las donaciones de particulares incrementaron sustancialmente el patrimonio del monasterio. Muchos propietarios advirtieron que las ventajas eran mayores si trabajaban bajo la dependencia del abad, con lo cual obtenían su protección. También se percataron de que el enriquecimiento del monasterio repercutía en todos los habitantes de Amer.  

Así poco a poco se fue formando, alrededor del monasterio, la población de Amer.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: